Náufrago

Vislumbro tus aguas en el cristalino océano
que la salina me baña
mientras me insinúo sobre tus riberas.

Mientras la salina se insinúa
las aguas cristalinas son al océano
que se estremecen al roce de un latido.

Seré náufrago
disperso en tu olor
que emana la piel.

Mi piel dispersa esa rica fragancia
que te llegará una sensación sin igual
y dejarás de ser un náufrago perdido.

Me estrello contra tus escollos
mientras la espuma marina
descarga detritos a la deriva.

A la deriva desgastes se descargan
mientras los sentidos se retuercen
al fundirse entre las rocosas marinas.

© DuMaAr

EL VIENTO DEL ADIÓS

Caricias no encuentran mis manos,
El agua se fue de los ríos,
En erosión mi piel tiembla de frío,
Y sola contigo al lado vivo las más tristes soledades

Serás como las otras
que me han dejado sueños
solo para apagar
las estrellas por la mañana.

Es tu ausencia, tu partida,
¿Cuándo me dejaste de amar?
¿Fue aquella vez en que no miraste mis ojos?
¿O aquella otra cuando en vez de mis labios besaste mi frente?

Me darás algún beso
para luego arrepentirte
y soplar el viento del adiós
antes que la puesta del sol

Disimulado, distraído, indiferente…
Solo sé que todo pasa y tu suave
Presencia mi ser reclama,
Me enamoraste entre letras y distancia

de sus caricias a la tarde
y antes que alcance
la noche con sus lunas
de hielo y de niebla.

Yo a eso le llamo
Pequeño universo
Donde podemos
Amar todavía…

Serás como la brisa
que llega del mar calmo, y no sabe
si la tempestad nos llevará lejos
¡Las huellas sobre la arena!

¡Nos hemos de
Encontrar poeta errante!
En las nocturnas horas
Que aún respiran…

© DuMaAr

Deseo

Una caliente luz se enciende en las miradas
cuerpos instrumentos musicales
vibran acompañados
de una melodía de bellas palabras
susurradas al oído.
Aflorando los senos
resbalan entre pezones
y bocas ansiosas de besos

Abro mis labios
como la flor
sedienta de rocío
acariciando melodías,
con dedos de violines
orquestaré en tu
piel desnuda
altas notas de pasión

Música entonada de los respiros
envuelve los cuerpos
llegando a la nota más alta
hasta alcanzar el deseo.
Envueltos en un solo latido
los ojos se buscan
los labios susurran

Suaves gardenias
beben tu aliento
que hoy humedece
todo sentimiento,
dejemos siga la música
cubriendo huecos,
saciando el ardor
que consume nuestros cuerpos…

© DuMaAr

PENSAMIENTOS QUE ATORMENTAN

Dejaré que mis manos
vuelen a otro espacio y
en otro cielo acurrucarme,
dejaré volar mi pensamiento en una nube ajena,
solo por hoy no dolerá tu ausencia,
conservo aún el rojo clavel que
pusieras amorosamente en mi cabello
bajo el radiante sol que hacía juego con tu sonrisa…

Comparto tu deseo y se acercan
lentamente los labios, se refriegan los cuerpos
y se baña la pasión que veloz corre,
en las venas un río lleno.
Son sonidos veloces que se siguen
intensos, jadeos y miradas profundas,
mis ojos en los tuyos, estoy lleno de tu
ser mujer.

No hablaré de ti,
ni del azul de tus ojos,
ni diré que añoro el sonido del río
arrastrando piedritas y tus manos en las mías,
y tu dicha, y la mía…

La esencia cabalga la emoción eres esa
que he siempre buscado, el equilibrio que
falta, frenéticos deseos y perfecta unión,
gozamos cerrando los ojos y es el paraíso.

Solo por hoy olvidaré tu nombre,
tu figura en mi puerta, y tu boina marrón,
¡Como me gustabas!

Coge el vértice y desencadena la onda en la riba,
antes que se eleve el monzón, admiro tu
genuflexión, con tu cuerpo decidida mostrándome
cuanto me amas…

Tampoco diré que fuiste el sabor
más delicioso que yo encontrara en
las tardes soñolientas de café y silencios…
Solo por hoy, mi amor, solo por hoy…
Habito tu espacio, andarás mi risa, caminaré tus labios…

Oigo el juego de tus palabras tu respiración, tus pensamientos,
oigo las voces en el viento
la oscuridad de la noche tu tormento.
Oigo el dulce tributo de un encanto
tu lento movimiento que aquella gana infinita
de morirme aún otra vez dentro…
Odiaré la llama contenida en mi cuerpo,
también todo el viento.

© DuMaAr

BUSCANDO BESOS EN EL TIEMPO

Una noche, la misma calle,
tú y yo bajo la cálida llovizna,
amores primeros de tiempos preciosos,
momentos vividos hace mucho se han ido,
dos sueños, un paraguas,
un amor que nacía casi puro,
que más tarde la vida apartara…

Eran noches joviales
palabras inexpertas pasadas
por altares de ganas descubiertas,
sonrisas encontradas detrás de ojos vendados,
viajes a los confines de un cielo de polvo,
respiros acres ensombrecían
la antigua memoria.

Tus grandes ojos, casi divinos,
mirada apacible me hacía suspirar,
ay, de nosotros, dos mozalbetes
viviendo en un reino de dulce ficción,
tempranas caricias dudaban en darse,
casi vacío y oscuro aquel pueblo,
daba un toque de misterio a nuestro incipiente amor…

Veo manos marcadas por la presa incierta,
piernas delgadas ceden, incansables esfuerzos,
rostro velado por el cansancio del actual
en las marcas del extremo vivir en vilo,
entre esperanzas y sueños en paraísos terrestres,
estoy delante a una imagen
enturbiada del atávico enemigo de siempre.

La noche esperaba sentir el cándido beso
y dormir plácidamente,
eran las noches de amor escolar,
cuando todavía no se pide más…

Adjunto estoy en la vía del medio, quizás diverso
pero sé que he dado aquello que podía
teniendo poco para un corazón derrotado
que aún busca besos en las transiciones del tiempo.

© DuMaAr

CULTIVANDO SOLEDAD

Y nuestro silencioso diálogo en el jardín de las culpas,
donde las conciencias
acunan pesares,
donde un viento enfurecido indica el final
de una vida, de una historia
donde muere un sentimiento
y nacen otros…

Tímida locura
el estar a tu lado
acercarme al fuego
con el silencio de una hoja
pasa tras paso
odiar en ti la llama
y contener
en tu cuerpo,
también todas las ganas.

Tus ojos sin brillo aquellos
que tanta luz me dieran
son ahora pozos grises, secos,
¡Abrázame fuerte que el viento frío es necio como el pasado,
y no me deja escapar!…

He cultivado soledad
sin remordimientos, ahora con las manos sobre tu carne.
Los dedos siguen el latido en espera de
indicaciones enseñando a la ansia el temblor,
¡Te abrazo y penetro con ardor, es lo que quieres y siempre deseas!
¡El brillo de mis ojos apagado por tu fulgor!…

© DuMaAr

Orgasmo y mareas

Veo tierra y mar como mujer y hombre.
Al amanecer se rozan
nutriendo dulces pensamientos en el cotidiano surgir.
Y se tocan y
prueban el va y viene
meciendo las almas y viviendo.
Tiemblan el uno encima del otro
en un vórtice sin estallar.
Está baja la marea y
camina lento el tiempo con el infinito.
Pero al calar de la tarde,
cuando del sol
oscurece el calor y el color,
la onda crece y sube y
se acerca y se aleja,
se tira violenta
y roba tierra y come arena
apretando a si la noche
y rechazando,
cerrando y abriendo recíprocamente
ese vórtice ahora impetuoso.
Y es alta la marea
y cada onda
tira la blanca espuma
allí más cercano, en el ángulo escondido
iluminándola de éxtasis.

© Arturo B.

Tu Perla

thinkstockphotos-484373495

Miro tu perla y la mórbida piel tuya
todo esto me encanta porque eres mía,
cuando recorres con la palma de la mano
el cuerpo y con los dedos cosquilleas el centro
del placer tiemblas.

¿Qué agrego a tu ausencia?
regalas tu gallarda figura
en la sombra quieta,
huelo el viento, lejano vuela…

Siento tu cuerpo temblar y los movimientos
mórbidos y perfectos, me ofreces todos tus secretos,
sensual tu ser envolvedor en éxtasis
de placer me proyectas en un encantamiento total.

Aire seco resbala por mis ojos
de almendra tierna
regalas noches sin luna
y del cielo, tu negro mirar
extraño perfil el tuyo
montaña sobre granito de tierra.

No quiero escapar ni dejarte nunca sola,
cuando no estás sueño tu cuerpo y
me deshidrato solo al pensarte soy yo tu dueño
el amante perfecto del alba a la puesta del sol.

¡Quédate mis joyas,
yo tus broches de vidrio!
regálame tu sonrisa tibia
en mis desvelos

Esplendor tu piel en la boca dulce sabor
cascada de humores rompen los sueños el licor
de tus besos bullente pasión en los pasajes
placer absoluto.

Nardo opaco, ¡Bello!
mi oscuridad más blanca,
mi dolencia más pura…

© DuMaAr

Publicada en Guarida letras

Aquel

aquel

Como se lleva el mar
los suspiros
así se llevó tu amor…
Todas las noches
bajo el divino manto
en éstas candentes playas
sus manos volaban
bajo mis faldas
entre mis muslos morenos
deshojando la rosa
que pronta,
a su excitación
se rendía,
entrar y sacar su saeta de
fuego
me arrancaba gemidos
del mas hondo placer,
aquella vez se alzó mi alma
a voluntad del amor,
mi corazón no entendió
fui solo un puerto mas…
¡No tengo fe,
ya no ardo!
soy luna oscura
en triste escenario,
el sueño no llega
a mis ojos cerrados…
Solo un mar abierto
y mis labios, esperan
por el marino, aquel…

© Dulce María V.

Susurros De Placer

No me digas no, antes penetra en este
universo mío, haz ese tentativo,
busca el modo de ser locura.

En espera de recibir premoniciones sin
una verdadera razón, colabora con este
corazón, haz que el alma sea prodigio y hazme
enloquecer los sentidos.

Ámame, tu que tu cercanía sea constante,
como rocío que baña las manos y
tu voz sensual, con frases anima
mi cuerpo.

Transforma el deseo de tu vientre y
sobre mi cuerpo regula tu movimiento,
supera tus ganas de libertad, sean
los cuerpos sin secretos.

Que este intimo ardor que escurre de ti
pueda atravesar mi piel y sea caricia
para mis labios secos.

Sella el deseo cuidando
en cada gesto los susurros de placer.

© Arturo B.